11242017Vie
Last updateMié, 22 Nov 2017 11am

Dallas pide disculpa pública tras 40 años del caso Santos Rodríguez

DALLAS -- En el marco de las conversaciones sobre racismo llevadas a cabo el sábado en esta ciudad, el alcalde Mike Rawlings pidió una disculpa formal a 40 años de la muerte de Santos Rodríguez, un menor de 12 años que murió tras recibir un disparo de un policía que jugó a la ruleta rusa mientras lo cuestionaba sobre un hurto.

El 24 de julio de 1973, el oficial Darrell Cain decidió apuntarle a la cabeza a Santos para interrogarlo sobre un robo de $8 dólares, disparando el arma y matando a Rodríguez mientras su hermano presenciaba todo.

Cain estaba sentado en la parte trasera de una patrulla junto al hermano de Santos, David Rodríguez. Mientras que la joven víctima estaba en el asiento delantero, con el oficial Roy Arnold.

Darrel fue sentenciado a 5 años de prisión y sólo sirvió la mitad de la sentencia.

La trágica muerte del menor provocó protestas y tensiones raciales en su momento.

Recientemente, activistas se manifestaron en contra de la ciudad por mantener en silencio su postura sobre el caso.

A cuatro décadas de la tragedia, Rawlings expresó su sentir a nombre de la ciudad de Dallas. “No tengo la menor idea porque esta ciudad no se ha disculpado antes por este terrible suceso. A nombre de la ciudad, del cabildo y de la policía de Dallas, de todo corazón me disculpo por la muerte de Santos”, afirmó el sábado.

La alcaldía en coordinación con el condado de Dallas realizó la primera sesión de discusiones sobre racismo, y fue al finalizar la jornada que Rawlings emitió la esperada disculpa.

“No hay una excusa por la muerte de Santos y si no damos la cara a esta clase de terribles eventos, no podemos entender el racismo”, declaró Rawlings ante una audiencia que de pie, recibió con emoción la disculpa.

“Es algo que quería hacer hace mucho tiempo porque en realidad no sabía de estos trágicos eventos”, dijo Rawlings en entrevista con Diario La Estrella después de la conferencia.

Elba Garcia, comisionada del condado de Dallas y una de las organizadoras de las series, calificó de positivo el hecho de que al fin se haya emitido una disculpa pública sobre el caso.