12112018Mar
Last updateDom, 09 Dic 2018 1pm

Policía de Dallas alerta sobre los carros desatendidos con niños dentro

El Departamento de Policía de Dallas desea recordar a los ciudadanos de los peligros de dejar los vehículos encendidos y desatendidos.

En esta época del año, a las personas les gusta salir y prender su auto para calentarlo, o dejarlo funcionando mientras entran a la tienda por solo “un par de minutos”. No solo es ilegal dejar el vehículo desatendido funcionando, (Código de Transporte de Texas 545.404), es extremadamente peligroso y lo pone en riesgo no solo de ser víctima del robo del vehículo, sino también del robo de los artículos dentro de su vehículo.

Esta situación se agrava cuando un niño queda dentro del vehículo funcionando sin supervisión. Todos entendemos la inconveniencia de subir, bajar y volver a subir a un niño en un vehículo. Sin embargo, nunca debemos poner nuestra propia comodidad por encima de la seguridad de nuestros niños. Su visita a la tienda puede tardar mucho más de lo que había planeado originalmente. Los vehículos son robados con niños solos en el interior con bastante frecuencia. Esto sucede incluso en los vecindarios más seguros y solo toma unos segundos para que un ladrón salte a su vehículo y se vaya con su hijo del vehículo. El Código Penal de Texas 22.041 establece que una persona que tenga custodia, cuidado o control de un niño menor de 15 años puede ser acusado de Abandono o Poner en Peligro a un Niño si intencionalmente deja al niño en cualquier lugar bajo circunstancias que expongan al niño a un riesgo irrazonable de daño. Esto conlleva a un castigo de 180 días a dos años en la cárcel, así como una posible multa que no exceda los $ 10,000.

El Departamento de Policía de Dallas alienta a los ciudadanos a tomarse esos pocos segundos adicionales necesarios para cerrar y asegurar su vehículo, y para sacar a los niños cuando dejan sus vehículos desatendidos. Nuestra esperanza es que todos los padres reciban educación sobre estas situaciones atemorizantes que ocurren con demasiada frecuencia. ¿Crees que no te puede pasar a ti o a tu hijo? Piensalo otra vez. Son riesgos que no quieres correr con tus hijos.