11222017Mié
Last updateMié, 22 Nov 2017 11am

Estudiantes toman clases para mejorar su puntaje en el SAT

DALLAS -- Isiah Madrigal, un estudiante de preparatoria de la DeSoto High School cuya meta final es convertirse en cirujano, quiere ingresar a la Naval con una beca que le cubra todos sus gastos, pero para lograrlo sabe que debe de mejorar su puntaje en el SAT.

Es por ello que ha invertido su tiempo los sábados por la mañana en tomar clases de Matemáticas.

"Estoy solicitando la beca de la Navy ROTC, la cual requiere cierto puntaje en el SAT. (El SAT es un examen estandarizado que se usa como parámetro para las admisiones a colegio o universidad en los Estados Unidos).

"La última vez que tomé el examen no alcance a dar el puntaje completamente, así que lo que estoy haciendo es venir aquí a tratar de mejorar ese marcador", explicó Madrigal durante una pausa entre las clases a las que asistió a principios de octubre en el campus de Dallas de la University of North Texas.

Dichas clases son gratuitas. Las imparten maestros especializados en asesorar a estudiantes que aspiran a inscribirse a una universidad y al mismo tiempo buscan becas que los ayuden a solventar los gastos.

La beca de la Naval que busca Madrigal está valuada en $180 mil dólares y el estudiante quiere mejorar su puntaje para conseguir dicha beca, inscribirse en la universidad perseguir una carrera como oficial de la Naval y después convertirse en un médico cirujano.

Pero está consciente de que necesita mejorar. "Tengo problemas con el álgebra", admite Madrigal.

Michele Bobadilla, de la Universidad de Texas en Arlington, dice que si los estudiantes atienden las sesiones un mínimo de tres veces, verán un aumento en su puntaje de Matemáticas para el SAT.

"70 puntos pueden significar la diferencia entre ser admitido a la universidad que elijan ellos, poder obtener una beca que estaba fuera de su alcance, puede ser un mundo de diferencia para alguien que esté en camino al colegio", subraya Bobadilla.


En este semestre, más de 600 estudiantes están tomando clases. En varios años de organizar estos cursos, Bobadilla estima que más de 25,000 estudiantes han aprovechado dichas clases de preparación dentro de la iniciativa "Universtity Crossroads".

El College Board, en su guía sobre el SAT, explica que la mejor forma de prepararse para el SAT es tomar cursos que exigen un mayor esfuerzo, estudiar arduamente y leer y escribir dentro y fuera del salón de clases. Estudiar intensamente el último día y la preparación de corto plazo no pueden sustituir un trabajo de gran dedicación en la escuela.

"El venir y tomarse el tiempo un fin de semana para tomar clases de preparación para el SAT es gratis. Es una oportunidad increíble, la mayoría de estas clases de preparación cuestan $1500 y nosotros las ofrecemos sin costo gracias a varios de nuestros patrocinadores, como Ford o el DISD", dijo Bobadilla.

El SAT es un examen de admisión a la universidad que goza de un reconocimiento global y que permite a los estudiantes mostrar a las universidades lo que saben y lo bien que pueden aplicar ese conocimiento a las admisiones, becas y otros fines, como la colocación de cursos. Pone a prueba la lectura, redacción y matemáticas; materias que se enseñan cotidianamente en los salones de clase de preparatoria -high school-.

La mayoría de los estudiantes toman el SAT durante su tercer o cuarto año de secundaria, y casi todos los colegios y universidades de EE.UU. utilizan el SAT para tomar decisiones en el capítulo de admisión de estudiantes.

Para enterarse de horarios y otros recursos, visite: http://www.universitycrossroads.org/