Caso Vanessa Guillén: Ejército aclara que no todos en la cadena de mando han sido despedidos

15 de enero de 2021 -- Aunque la semana pasada, un sargento mayor del Ejército le dijo a un grupo de soldados que todos los líderes en la cadena de mando de Vanessa Guillén habían sido despedidos tras la desaparición y muerte de la soldado mexicoamericana, ahora aclaró que en realidad quiso decir que todos estaban suspendidos.

El miércoles 13 de enero, de acuerdo a la publicación independiente militar Stars and Stripes, Michael Grinston dijo que algunos de esos militares, siete líderes del batallón a la escuadra de Guillén, solo han sido suspendidos hasta que se complete una investigación sobre lo sucedido. Bajo suspensión, "algunos de ellos podrían regresar a la unidad", según un portavoz del Ejército.

Dallas ISD

Aún así, las palabras textuales del sargento el pasado jueves fueron "They are gone" (Se han ido), acerca de los líderes en cuestión, cuando un soldado en la base le preguntó durante a su visita por qué los soldados y líderes que cometen delitos o permiten que persista la mala conducta son trasladados a nuevas unidades donde pueden continuar dañando a otros.

Relacionada: Cargos de asalto sexual en Fort Bliss tras la muerte de una soldado

Los líderes responsables de Guillén, desaparecida y asesinada el 22 de abril de 2020, ya no estaban allí, dijo Grinston durante una discusión con más de veinte soldados, un evento al que se le permitió asistir a  Stars and Stripes con la condición de que ninguno de los soldados participantes fuera identificado.

Grinston aclaró el miércoles que al decir  (gone) "ido", quiso decir que fueron suspendidos. Si bien esos líderes han sido removidos de la unidad, podrían regresar a su trabajo anterior u otros roles de liderazgo en el Ejército en espera de los resultados de una investigación en curso del Comando de las Fuerzas del Ejército.

El pasado 8 de diciembre de anunciaron los resultados de una investigación o "revisión" sobre Fort Hood dirigida por civiles, a partir de los cuales el secretario del Ejército Ryan McCarthy tomó medidas disciplinarias contra 14 líderes en la base, incluidos los que Grinston mencionó la semana pasada.

De los 14 despedidos o suspendidos, solo cinco fueron señalados por nombre: El general de división Scott Efflandt, quien era el comandante interino de la base en el momento de la desaparición y muerte de Guillén, el coronel Ralph Overland y el sargento de mando Bradley Knapp. Otros dos, un general y un sargento (Jeff Broadwater y Thomas Kenny) están suspendidos a la espera de una investigación sobre la implementación de un programa de prevención de asalto sexual en su unidad. Estos dos últimos líderes pertenecen a la Primera División de Caballería, la cual no era parte de la línea de mando de Vanessa Guillén.

El Comité de Revisión Independiente de Fort Hood describió en su informe que los problemas de clima y cultura de mando en la base eran el resultado de un liderazgo deficiente.

El miércoles 13 de enero, de acuerdo a la publicación independiente militar Stars and Stripes, Michael Grinston dijo que algunos de esos militares, siete líderes del batallón a la escuadra de Guillén, solo han sido suspendidos hasta que se complete una investigación sobre lo sucedido. Bajo suspensión, "algunos de ellos podrían regresar a la unidad", según un portavoz del Ejército.

Dallas ISD

Aún así, las palabras textuales del sargento el pasado jueves fueron "They are gone" (Se han ido), acerca de los líderes en cuestión, cuando un soldado en la base le preguntó durante a su visita por qué los soldados y líderes que cometen delitos o permiten que persista la mala conducta son trasladados a nuevas unidades donde pueden continuar dañando a otros.

Relacionada: Cargos de asalto sexual en Fort Bliss tras la muerte de una soldado

Los líderes responsables de Guillén, desaparecida y asesinada el 22 de abril de 2020, ya no estaban allí, dijo Grinston durante una discusión con más de veinte soldados, un evento al que se le permitió asistir a  Stars and Stripes con la condición de que ninguno de los soldados participantes fuera identificado.

Grinston aclaró el miércoles que al decir  (gone) "ido", quiso decir que fueron suspendidos. Si bien esos líderes han sido removidos de la unidad, podrían regresar a su trabajo anterior u otros roles de liderazgo en el Ejército en espera de los resultados de una investigación en curso del Comando de las Fuerzas del Ejército.

El pasado 8 de diciembre de anunciaron los resultados de una investigación o "revisión" sobre Fort Hood dirigida por civiles, a partir de los cuales el secretario del Ejército Ryan McCarthy tomó medidas disciplinarias contra 14 líderes en la base, incluidos los que Grinston mencionó la semana pasada.

De los 14 despedidos o suspendidos, solo cinco fueron señalados por nombre: El general de división Scott Efflandt, quien era el comandante interino de la base en el momento de la desaparición y muerte de Guillén, el coronel Ralph Overland y el sargento de mando Bradley Knapp. Otros dos, un general y un sargento (Jeff Broadwater y Thomas Kenny) están suspendidos a la espera de una investigación sobre la implementación de un programa de prevención de asalto sexual en su unidad. Estos dos últimos líderes pertenecen a la Primera División de Caballería, la cual no era parte de la línea de mando de Vanessa Guillén.

El Comité de Revisión Independiente de Fort Hood describió en su informe que los problemas de clima y cultura de mando en la base eran el resultado de un liderazgo deficiente.