La familia de Vanessa Guillén cumplió el jueves con una intensa agenda en Washington, D.C. la cual incluyó una visita a la Casa Blanca, que fue antecedida por una marcha del Capitolio hacia la residencia presidencial en apoyo al proyecto de ley #IamVanessaGuillen, que busca proteger a militares víctimas de delitos sexuales. En la caminata participaron decenas de simpatizantes que llegaron de varias partes del país.

Gloria Guillén, la madre de la soldado asesinada el pasado 22 de abril en la base militar Fort Hood, habló públicamente -repasando los motivos de su presencia en la capital estadounidense- antes de concretar la anticipada reunión con el presidente, en la cual estuvo acompañada de la abogada Natalie Khawam, su esposo Rogelio y sus hijas Lupe y Mayra Guillén.

Relacionada: El objetivo de #IamVanessaGuillen (video)

La adolorida madre comunicó por primera vez que al ver una parte de un reporte de televisión se enteró que su hija fue asesinada a martillazos. Entre sollozos, continuó hablando de la ilusión que tenía de ver nuevamente el rostro de la soldado, lo cual ahora sabe que no será posible. También delantó que le pediría a Donald Trump justicia e ir a fondo en la investigación sobre el caso de Vanessa y la "corrupción" y otros actos que ha venido denunciando que ocurren en Fort Hood, ubicada en Killeen, Texas.

En la junta con el presidente, la zacatecana le pidió que ayude a que se haga justicia en el caso del asesinato de su hija, "que Dios le toque su corazón y que vea mi sufrimiento".

Trump le comunicó que se enteró por televisión sobre el caso y que se sintió muy "golpeado" por los detalles y que espera que se llegue al fondo de todo. "No queremos que esto se oculte y se olvide", afirmó.

"Vanessa ya es historia", dijo la señora Guillén, quien comunicó su sentir a Trump por medio de un intérprete. En su intento por persuadirlo para que ayude a impulsar una investigación sobre lo que sufrió su hija en Fort Hood, le indicó que el podría ser parte de la historia si la ayudaba a conseguir justicia.

Al concluir el diálogo, la familia Guillén y su abogada volvieron a hablar con los medios de comunicación que llegaron a la capital a darle cobertura a los eventos. La señora Guillén dijo, entre otras cosas "espero que cumpla lo que prometió", y repasó algunos de los pasajes que le contó al presidente respecto a las múltiples denuncias que circulan sobre presuntos hechos que ensombrecen la sede militar del Ejército, en Killeen.

Lupe Guillén, la hermana menor de Vanessa, anunció que harán una protesta pacífica en Austin, para pedir que el gobernador de Texas Greg Abbott se de por enterado públicamente sobre el caso de la soldado de origen mexicano nacida en Houston, pues hasta ahora no lo ha hecho.

La senadora federal de Houston, Sylvia García, se unió también a la familia en sus demostraciones públicas en la capital.

"Mi trabajo en el caso de la Especialista Vanessa Guillén siempre ha sido en torno a ayudar a Gloria Guillén y al resto de la familia Guillén y no pararé hasta que logremos #JusticiaParaVanessaGuillen", publicó en Twitter la legisladora.

Trump ofreció ayudarle a la familia Guillén con los gastos del funeral de la soldado, cuyos restos aún no le han sido devueltos a sus familiares.

Gloria Guillén, la madre de la soldado asesinada el pasado 22 de abril en la base militar Fort Hood, habló públicamente -repasando los motivos de su presencia en la capital estadounidense- antes de concretar la anticipada reunión con el presidente, en la cual estuvo acompañada de la abogada Natalie Khawam, su esposo Rogelio y sus hijas Lupe y Mayra Guillén.

Relacionada: El objetivo de #IamVanessaGuillen (video)

La adolorida madre comunicó por primera vez que al ver una parte de un reporte de televisión se enteró que su hija fue asesinada a martillazos. Entre sollozos, continuó hablando de la ilusión que tenía de ver nuevamente el rostro de la soldado, lo cual ahora sabe que no será posible. También delantó que le pediría a Donald Trump justicia e ir a fondo en la investigación sobre el caso de Vanessa y la "corrupción" y otros actos que ha venido denunciando que ocurren en Fort Hood, ubicada en Killeen, Texas.

En la junta con el presidente, la zacatecana le pidió que ayude a que se haga justicia en el caso del asesinato de su hija, "que Dios le toque su corazón y que vea mi sufrimiento".

Trump le comunicó que se enteró por televisión sobre el caso y que se sintió muy "golpeado" por los detalles y que espera que se llegue al fondo de todo. "No queremos que esto se oculte y se olvide", afirmó.

"Vanessa ya es historia", dijo la señora Guillén, quien comunicó su sentir a Trump por medio de un intérprete. En su intento por persuadirlo para que ayude a impulsar una investigación sobre lo que sufrió su hija en Fort Hood, le indicó que el podría ser parte de la historia si la ayudaba a conseguir justicia.

Al concluir el diálogo, la familia Guillén y su abogada volvieron a hablar con los medios de comunicación que llegaron a la capital a darle cobertura a los eventos. La señora Guillén dijo, entre otras cosas "espero que cumpla lo que prometió", y repasó algunos de los pasajes que le contó al presidente respecto a las múltiples denuncias que circulan sobre presuntos hechos que ensombrecen la sede militar del Ejército, en Killeen.

Lupe Guillén, la hermana menor de Vanessa, anunció que harán una protesta pacífica en Austin, para pedir que el gobernador de Texas Greg Abbott se de por enterado públicamente sobre el caso de la soldado de origen mexicano nacida en Houston, pues hasta ahora no lo ha hecho.

La senadora federal de Houston, Sylvia García, se unió también a la familia en sus demostraciones públicas en la capital.

"Mi trabajo en el caso de la Especialista Vanessa Guillén siempre ha sido en torno a ayudar a Gloria Guillén y al resto de la familia Guillén y no pararé hasta que logremos #JusticiaParaVanessaGuillen", publicó en Twitter la legisladora.

Trump ofreció ayudarle a la familia Guillén con los gastos del funeral de la soldado, cuyos restos aún no le han sido devueltos a sus familiares.