LOS ANGELES -- Los abogados de la familia de Andrés Guardado dijeron que la autopsia independiente realizada al cuerpo del joven de 18 años reveló que el agente del Sheriff del Condado de Los Angeles (LASD) que lo mató, le disparó en cinco ocasiones en la espalda, lo cual consideran ijustificable.

También se pudo constatar que Guardado tampoco tenía drogas o alcohol en sus sistema, de acuerdo al informe. El caso de su muerte a manos de la policía ha provocado grandes protestas en la urbe angelina.

Guardado murió el pasado 18 de junio luego de que agentes del Departamento del Sheriff de Los Ángeles abrieran fuego contra él.

El suceso ocurrió en la cuadra 400 de Redondo Beach Boulevard en la ciudad de Gardena, California cerca de las 5:53 p.m. según informaron las autoridades.

Los oficiales del Sheriff patrullaban la zona cuando vieron a Guardado cerca de un comercio con un arma de fuego en mano.

Según el informe policial, el joven habría corrido hacia los locales después de ver a los agentes, por lo que los policías iniciaron una corta persecución a pie.

La familia de la víctima dijo que Andrés no tenía antecedentes penales y que estaba estudiando para convertirse en enfermero; sin embargo, trabajaba medio tiempo como vigilante informal (security guard) en una tienda de autos de la zona. De acuerdo a las autoridades, no contaba con una licencia para hacerlo, ya que dicho trabajo requiere una edad mínima de 21 años.

Los padres de Guardado dijeron que el joven no tenía acceso a una pistola o era dueño de alguna.

Los resultados de la autopsia oficial de la investigación fueron bloqueados por el Sheriff, por lo que la familia del fallecido pidió un análisis independiente, cuyos resultados se dieron a conocer el miércoles.

La Junta de Supervisores del condado de Los Angeles votó de manera unánime a favor de hacer una revisión independiente de la investigación, mientras tanto, el FBI monitorea las pesquisas del caso.

El oficial que disparó sobre Guardado cinco veces fue identificado como Miguel Vega. Su abogado, declaró a CBS News que los resultados de la autopsia "no alteran en ninguna forma el hecho de que el agente Vega actuó apropiadamente y legalmente".

"Esperamos que los hechos verdaderos se den a conocer oficialmente en el tiempo apropiado", dijo Adam Marangell, quien también es el abogado de la Asociación Profesional del Sheriff de L.A.

Los abogados dijeron que los hallazgos independientes mostraron que la muerte de Guardado fue resultado de la violencia policial injustificada contra un joven inocente y pidieron al Departamento del Sheriff que publicara el informe del forense.

Uno de los abogados de la familia, Adam Shea, dijo que sus representados merecen trasparencia total por parte del Departamento del Sheriff de Los Angeles.

También se pudo constatar que Guardado tampoco tenía drogas o alcohol en sus sistema, de acuerdo al informe. El caso de su muerte a manos de la policía ha provocado grandes protestas en la urbe angelina.

Guardado murió el pasado 18 de junio luego de que agentes del Departamento del Sheriff de Los Ángeles abrieran fuego contra él.

El suceso ocurrió en la cuadra 400 de Redondo Beach Boulevard en la ciudad de Gardena, California cerca de las 5:53 p.m. según informaron las autoridades.

Los oficiales del Sheriff patrullaban la zona cuando vieron a Guardado cerca de un comercio con un arma de fuego en mano.

Según el informe policial, el joven habría corrido hacia los locales después de ver a los agentes, por lo que los policías iniciaron una corta persecución a pie.

La familia de la víctima dijo que Andrés no tenía antecedentes penales y que estaba estudiando para convertirse en enfermero; sin embargo, trabajaba medio tiempo como vigilante informal (security guard) en una tienda de autos de la zona. De acuerdo a las autoridades, no contaba con una licencia para hacerlo, ya que dicho trabajo requiere una edad mínima de 21 años.

Los padres de Guardado dijeron que el joven no tenía acceso a una pistola o era dueño de alguna.

Los resultados de la autopsia oficial de la investigación fueron bloqueados por el Sheriff, por lo que la familia del fallecido pidió un análisis independiente, cuyos resultados se dieron a conocer el miércoles.

La Junta de Supervisores del condado de Los Angeles votó de manera unánime a favor de hacer una revisión independiente de la investigación, mientras tanto, el FBI monitorea las pesquisas del caso.

El oficial que disparó sobre Guardado cinco veces fue identificado como Miguel Vega. Su abogado, declaró a CBS News que los resultados de la autopsia "no alteran en ninguna forma el hecho de que el agente Vega actuó apropiadamente y legalmente".

"Esperamos que los hechos verdaderos se den a conocer oficialmente en el tiempo apropiado", dijo Adam Marangell, quien también es el abogado de la Asociación Profesional del Sheriff de L.A.

Los abogados dijeron que los hallazgos independientes mostraron que la muerte de Guardado fue resultado de la violencia policial injustificada contra un joven inocente y pidieron al Departamento del Sheriff que publicara el informe del forense.

Uno de los abogados de la familia, Adam Shea, dijo que sus representados merecen trasparencia total por parte del Departamento del Sheriff de Los Angeles.