Dos meses después de que Vanessa Guillén desapareció de la base militar Fort Hood, su familia no deja de pedir justicia. Esta semana, después de una prolongada incertidumbre, los investigadores del Ejército declararon que sospechan de “juego sucio” o “actividad criminal” relacionada con la desaparición de la joven nacida en Houston, pero Lupe Guillén, su hermana menor, no se cansa de reprochar lo que en su juicio ha sido una respuesta lenta y con imprecisiones de parte de las autoridades.

“Nuestra pregunta es, ¿dónde está Vanessa?, ¿y cómo una soldada que nomás quiere proteger y servir al país se va a desaparecer de una base? Mi hermana no es un objeto. Mi hermana no es un objeto sexual... cómo es posible que en dos meses [no han obtenido] respuestas de dónde está mi hermana; es zona militar, ellos tienen la tecnología, el material para saber dónde está una persona”.

Además de su desaparición, un portavoz de la base confirmó que abrieron una investigación por separado en torno a las acusaciones que la madre de Vanessa ha hecho respecto a que su hija era hostigada sexualmente en la base.

Vanessa Guillen

Lupe habla con la misma pasión y coraje que en inglés, pero a los pocos minutos se le empiezan a saltar las lágrimas. La protesta del viernes fue pactada de 4 p.m. a 7 p.m., afuera de una de las entradas de la base, en Killeen, no muy lejos de Austin y ya casi termina, pero docenas siguen mostrando pancartas y pidiendo a viva voz 'Que regresen a Vanessa'.

Su padre se acerca a darle una palmada en el hombro mientras ella recuerda que les mintieron acerca de ese miércoles en el que perdieron contacto con Vanessa hace más de 60 días. Al principio les dijeron que el 22 de abril había sido un día laboral en la base y después tuvieron que cambiar su versión.

Fort HoodMayra Guillén, la hermana mayor de Vanessa, le dijo al Washington Post que la soldado de apenas 20 años, tenía programado ir a escalar con amigos, pero de manera inesperada recibió una asignación en su día libre.

Otra clara discrepancia fue que inicialmente le dijeron a los familiares de Vanessa que la joven había sido citada al cuarto de armas a las 3 p.m. y luego corrigieron, sin dar una explicación respecto al error.

Entre 11: 30 a.m. y 1:30 p.m. Vanessa aparentemente dejó de responderle los mensajes de texto a su hermana Mayra y cuando otros le escribían, los mensajes no eran entregados y las llamadas se iban directo al buzón de voz. Gloria Guillén, la madre de Vanessa se alarmó y Lupe, hablando con Hoy Dallas, recordó que a su padre le dio un fuerte dolor en el pecho. Esa misma noche, Mayra condujo de Houston a Killeen para intentar buscar a su hermana pero no la dejaron ingresar a la base.

“Se hospedó en un hotel aquí cerca, vino al otro día a la base y dijo, Vanessa está desaparecida, no la encontramos”, dijo Lupe.

La abogada de la familia Guillén, Natalie Khawam le envió con anterioridad algunas preguntas a los investigadores a cargo del caso de Vanessa, pero en la reunión del martes, no le respondieron quién fue la persona que llamó a la soldado a trabajar ese día o la ubicación de su teléfono celular, el cual, alegan que no ha sido recuperado.

Fue después de esa junta que Gloria Guillén declaró indignada, durante una rueda de prensa en la que estuvo presente la congresista de Houston Sylvia García, que si encontraban a su hija muerta ella iba a cerrar la base. “Cierro la base”, afirmó ante las cámaras.

El Ejército ahora dice que desea encontrar a Vanessa con el mismo fervor que su propia familia de sangre. Pero los Guillén no le creen. La página de U.S. Army Fort Hood publicó una lista de "Preguntas Frecuentes" (FQA) sobre el caso de la soldado.

Relacionada: Recaudación de fondos para impulsar el caso de Vanessa

La señora Guillén dijo el viernes a Hoy Dallas que habían citado a la familia el lunes 29 de junio otra vez en la base pero que ella no iría. Está buscando apoyo a otros niveles porque cree que le han faltado al respeto y los acusa por la indiferencia inicial ante el caso. En la junta del martes tampoco estuvo, su esposo Rogelio y su hija Mayra sí acudieron.

La organización LULAC ha condenado el manejo de la investigación y le pidió a las familias hispanas que dejen de enlistar a sus hijos en el Ejército hasta que Vanessa sea encontrada.

Lupe dijo que regresarían  a la esquina de Fort Hood St. y Rancier Rd. el próximo viernes a seguir con sus demostraciones pacíficas.

“Nuestra pregunta es, ¿dónde está Vanessa?, ¿y cómo una soldada que nomás quiere proteger y servir al país se va a desaparecer de una base? Mi hermana no es un objeto. Mi hermana no es un objeto sexual... cómo es posible que en dos meses [no han obtenido] respuestas de dónde está mi hermana; es zona militar, ellos tienen la tecnología, el material para saber dónde está una persona”.

Además de su desaparición, un portavoz de la base confirmó que abrieron una investigación por separado en torno a las acusaciones que la madre de Vanessa ha hecho respecto a que su hija era hostigada sexualmente en la base.

Vanessa Guillen

Lupe habla con la misma pasión y coraje que en inglés, pero a los pocos minutos se le empiezan a saltar las lágrimas. La protesta del viernes fue pactada de 4 p.m. a 7 p.m., afuera de una de las entradas de la base, en Killeen, no muy lejos de Austin y ya casi termina, pero docenas siguen mostrando pancartas y pidiendo a viva voz 'Que regresen a Vanessa'.

Su padre se acerca a darle una palmada en el hombro mientras ella recuerda que les mintieron acerca de ese miércoles en el que perdieron contacto con Vanessa hace más de 60 días. Al principio les dijeron que el 22 de abril había sido un día laboral en la base y después tuvieron que cambiar su versión.

Fort HoodMayra Guillén, la hermana mayor de Vanessa, le dijo al Washington Post que la soldado de apenas 20 años, tenía programado ir a escalar con amigos, pero de manera inesperada recibió una asignación en su día libre.

Otra clara discrepancia fue que inicialmente le dijeron a los familiares de Vanessa que la joven había sido citada al cuarto de armas a las 3 p.m. y luego corrigieron, sin dar una explicación respecto al error.

Entre 11: 30 a.m. y 1:30 p.m. Vanessa aparentemente dejó de responderle los mensajes de texto a su hermana Mayra y cuando otros le escribían, los mensajes no eran entregados y las llamadas se iban directo al buzón de voz. Gloria Guillén, la madre de Vanessa se alarmó y Lupe, hablando con Hoy Dallas, recordó que a su padre le dio un fuerte dolor en el pecho. Esa misma noche, Mayra condujo de Houston a Killeen para intentar buscar a su hermana pero no la dejaron ingresar a la base.

“Se hospedó en un hotel aquí cerca, vino al otro día a la base y dijo, Vanessa está desaparecida, no la encontramos”, dijo Lupe.

La abogada de la familia Guillén, Natalie Khawam le envió con anterioridad algunas preguntas a los investigadores a cargo del caso de Vanessa, pero en la reunión del martes, no le respondieron quién fue la persona que llamó a la soldado a trabajar ese día o la ubicación de su teléfono celular, el cual, alegan que no ha sido recuperado.

Fue después de esa junta que Gloria Guillén declaró indignada, durante una rueda de prensa en la que estuvo presente la congresista de Houston Sylvia García, que si encontraban a su hija muerta ella iba a cerrar la base. “Cierro la base”, afirmó ante las cámaras.

El Ejército ahora dice que desea encontrar a Vanessa con el mismo fervor que su propia familia de sangre. Pero los Guillén no le creen. La página de U.S. Army Fort Hood publicó una lista de "Preguntas Frecuentes" (FQA) sobre el caso de la soldado.

Relacionada: Recaudación de fondos para impulsar el caso de Vanessa

La señora Guillén dijo el viernes a Hoy Dallas que habían citado a la familia el lunes 29 de junio otra vez en la base pero que ella no iría. Está buscando apoyo a otros niveles porque cree que le han faltado al respeto y los acusa por la indiferencia inicial ante el caso. En la junta del martes tampoco estuvo, su esposo Rogelio y su hija Mayra sí acudieron.

La organización LULAC ha condenado el manejo de la investigación y le pidió a las familias hispanas que dejen de enlistar a sus hijos en el Ejército hasta que Vanessa sea encontrada.

Lupe dijo que regresarían  a la esquina de Fort Hood St. y Rancier Rd. el próximo viernes a seguir con sus demostraciones pacíficas.