Las muertes e infecciones por sarampión en 2019 están superando sustancialmente al número de víctimas del año pasado cuando más de 142.000 personas murieron por la enfermedad prevenible, anunció esta semana la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En una advertencia sobre los niveles de vacunación peligrosamente bajos y los grandes brotes en varios países, impulsados por las "campañas de desinformación" de las redes sociales, la agencia de salud de la ONU insistió en que cualquier cobertura de menos del 95% corre el riesgo de provocar un brote.

En Samoa, por ejemplo, solo el 31% de las habitantes de la isla tienen inmunidad contra el sarampión, dijo la OMS, destacando el impacto que tienen los mensajes en las redes sociales de un solo grupo antivacunas.

La situación ha resultado en una gran crisis de salud, con hospitales y clínicas, según se informa, abrumados y con dificultades para tratar a los más vulnerables, niños menores de cinco años, y otros pacientes con enfermedades crónicas, incluida la diabetes.

"La información errónea que se transmite a través de los canales de las redes sociales realmente está afectando las decisiones de los padres sobre si van a vacunar a sus hijos y la consecuencia es que los niños están desarrollando sarampión y algunos están muriendo", dijo la doctora Kate O'Brien, de la OMS.

Agregó que todo el mundo es consciente de que existe una vacuna segura, efectiva, asequible y ampliamente disponible para prevenir el sarampión, que existe desde hace 50 años: “Cientos de millones de personas han recibido la vacuna y es un fracaso realmente colectivo que estos brotes estén ocurriendo y que haya aumento en el número o casos y muertes, y la razón subyacente es que las personas no se están vacunando".

Hoy en día, la cobertura mundial promedio de la vacuna contra el sarampión es de alrededor del 86%, en comparación con el 72% en el año 2000, una medida que ha salvado a más de 23 millones de vidas durante ese tiempo, según ha acreditado esta agencia de la ONU

Aunque este es un logro importante de salud pública, y la razón por la cual las muertes por sarampión desde el cambio de siglo disminuyeron de 535.000 a 142.300 el año pasado, se ha avanzado poco en mejorar la cobertura de la vacuna "en aproximadamente una década", explicó O'Brien.

Los casos están en aumento
"Estamos en una trayectoria que va absolutamente en la dirección equivocada (...) no es solo un fenómeno de 2018. En realidad, estamos viendo un aumento en los casos reportados hasta la fecha en 2019 que excederá sustancialmente el número en 2018 ", agregó.

Según los últimos datos de sarampión, los 614,915 casos sospechosos y 413,308 confirmados en 2019 suponen un aumento frente a los 483.215 sospechosos y los 333.445 confirmados en 2018.

"Realmente tenemos que pasar de apagar incendios y responder a brotes todo el tiempo y fortalecer los programas esenciales de inmunización para que no enfrentemos estas situaciones país por país, mes tras mes, año tras año", insistió O'Brien.

Añadió que la mejor manera para que los países se protejan es tener un programa de inmunización sólido, basado en una vacuna de dos dosis donde la primera se administra a los bebés "a la edad más temprana posible".

Tras señalar que algunos países no cuentan con una política de segunda dosis, la funcionaria de la OMS instó a todos los Ministerios de Salud a incorporar esta medida en sus programas nacionales de inmunización como un estándar global.

La medida contribuiría a mejorar la resistencia de la comunidad al sarampión, que se considera ampliamente como una "prueba de fuego" para el sistema de salud de cualquier país, indicó.

El sarampión está vinculado a la "amnesia inmune"
Subrayando el impacto más amplio de la enfermedad, la doctora también citó la evidencia publicada recientemente que muestra que contraer el sarampión también puede dañar la "memoria" del sistema inmune durante meses o incluso años después de la infección.

Esta "amnesia inmune" deja a los sobrevivientes vulnerables a otras enfermedades potencialmente mortales como la gripe o la diarrea severa”, explicó.

El sarampión, que es altamente contagioso, se transmite a través de fluidos de la nariz, la boca o la garganta de las personas infectadas. Es más probable que afecte a los jóvenes mal alimentados, especialmente aquellos que tienen una insuficiencia de vitamina A, o cuyos sistemas inmunes se han debilitado por el virus del VIH, el SIDA u otras enfermedades.

Los síntomas iniciales, que generalmente aparecen entre 10 y 12 días después de la infección, incluyen fiebre alta, secreción nasal, ojos inyectados en sangre y pequeñas manchas blancas en el interior de la boca. Varios días después, se desarrolla una erupción cutánea, que comienza en la cara y la parte superior del cuello y se extiende gradualmente hacia abajo.

Las complicaciones incluyen ceguera, hinchazón cerebral (encefalitis), diarrea severa e infecciones respiratorias como la neumonía.

Los países más ricos luchan contra los brotes
Estos incluyen a los Estados Unidos, que informó su mayor número de casos en 25 años, mientras que cuatro naciones europeas, Albania, Chequia, Grecia y el Reino Unido, perdieron su "estado de eliminación del sarampión" en 2018 después de brotes prolongados.

Esto sucede si el sarampión vuelve a ingresar a un país después de que se ha declarado eliminado, y si la transmisión se mantiene de forma continua en el país durante más de un año.

Para estar informado de la actualidad internacional, descarga la aplicación Noticias ONU para IOS o Android. O subscríbete a su boletín.