La madre de Vanessa Guillén regresó a Killeen, Texas (el 28 de agosto) con su familia -y junto a su hija menor Lupe Guillén, denunció nuevamente el estancamiento en la investigación del asesinato de la soldado mexicoamericana que fue sepultada hace dos semanas en Houston.

"¿Qué pasó el 22 de abril? ¿Quién fue la última persona en ver a Vanessa? Las preguntas más simples” aún no son contestadas dijo la menor de las hermanas Guillén afuera de la base el viernes.

Video: Lupe Guillén explica el objetivo de #IamVanessaGuillen

Gloria Guillén dijo sobre la serie de muertes y asesinatos de soldados de Fort Hood que “ya esto es mucho, ya es bastante, ya estamos hartos”.

“Yo tengo voz y voto porque mi hija murió adentro de la base, la asesinaron adentro, no fue afuera... asesinada cruelmente”. Y aunque no lo mencionó por nombre, también rechazó tajantemente la visita que hace una semana hizo el comandante Scott Efflandt al mural de su hija, el cual además firmó.

Fotos: Efflandt visita el mural de Vanessa Guillén afuera de Fort Hood

Las declaraciones iniciales que hizo a la prensa fueron opacadas por los pedidos de justicia de los manifestante pacíficos en el lugar, simpatizantes de la causa de la familia Guillén.

“Pobres jóvenes, por qué no aparece muerto un general, un coronel, un comandante, porque saben bien con quien se meten, con los inocentes, con los pobres que se enteran de las cosas que están pasando y los asesinan sin piedad”, también señaló la madre, ayudándose de un altoparlante.

Video: "Ocultaron todo, porque dijeron 'esa vieja se va a cansar y se va a ir'..."

Guillén adelantó que viajará a Washington a hablar con legisladores. Al presidente de Estados Unidos volvió a pedirle que le cumpla la promesa que le hizo de apoyarla en el avance del caso.

“A mi hija la mataron cruelmente y eso no se le hace a nadie. Por eso exijo una investigación congresional, voy para Washington en estos días”.

También narró que le hizo una promesa a su hija en su sepulcro. “Te juro que no voy a parar hasta que los responsables caigan, en el nombre de Jesús”.

Reiteró que no le cree a los investigadores de Fort Hood y mencionó el testimonio de un tercero acerca de una cadena de su hija que no ha podido recuperar como una posible prueba de las acusaciones que hace contra el liderazgo de la base. “Yo hago responsable a todo el comando, a CID de encubrimiento de asesinato, desaparición y acosación sexual de mi hija".

También agregó que el gobernador Greg Abbott además, no ondeó la bandera a media asta durante el funeral de su hija. "¿Mi hija donde murió? Adentro de una base y era una soldada limpia, pura, inteligente... ¿El señor gobernador ama a las tropas? Pues entonces que venga, le reto que venga, que se ponga a hablar conmigo”.

La familia Guillén regresó a la base la misma semana en que el Ejército confirmó que un cuerpo hallado sin vida en Temple era el del soldado Elder Fernandes, quien había desaparecido desde el 17 de agosto.

"¿Qué pasó el 22 de abril? ¿Quién fue la última persona en ver a Vanessa? Las preguntas más simples” aún no son contestadas dijo la menor de las hermanas Guillén afuera de la base el viernes.

Video: Lupe Guillén explica el objetivo de #IamVanessaGuillen

Gloria Guillén dijo sobre la serie de muertes y asesinatos de soldados de Fort Hood que “ya esto es mucho, ya es bastante, ya estamos hartos”.

“Yo tengo voz y voto porque mi hija murió adentro de la base, la asesinaron adentro, no fue afuera... asesinada cruelmente”. Y aunque no lo mencionó por nombre, también rechazó tajantemente la visita que hace una semana hizo el comandante Scott Efflandt al mural de su hija, el cual además firmó.

Fotos: Efflandt visita el mural de Vanessa Guillén afuera de Fort Hood

Las declaraciones iniciales que hizo a la prensa fueron opacadas por los pedidos de justicia de los manifestante pacíficos en el lugar, simpatizantes de la causa de la familia Guillén.

“Pobres jóvenes, por qué no aparece muerto un general, un coronel, un comandante, porque saben bien con quien se meten, con los inocentes, con los pobres que se enteran de las cosas que están pasando y los asesinan sin piedad”, también señaló la madre, ayudándose de un altoparlante.

Video: "Ocultaron todo, porque dijeron 'esa vieja se va a cansar y se va a ir'..."

Guillén adelantó que viajará a Washington a hablar con legisladores. Al presidente de Estados Unidos volvió a pedirle que le cumpla la promesa que le hizo de apoyarla en el avance del caso.

“A mi hija la mataron cruelmente y eso no se le hace a nadie. Por eso exijo una investigación congresional, voy para Washington en estos días”.

También narró que le hizo una promesa a su hija en su sepulcro. “Te juro que no voy a parar hasta que los responsables caigan, en el nombre de Jesús”.

Reiteró que no le cree a los investigadores de Fort Hood y mencionó el testimonio de un tercero acerca de una cadena de su hija que no ha podido recuperar como una posible prueba de las acusaciones que hace contra el liderazgo de la base. “Yo hago responsable a todo el comando, a CID de encubrimiento de asesinato, desaparición y acosación sexual de mi hija".

También agregó que el gobernador Greg Abbott además, no ondeó la bandera a media asta durante el funeral de su hija. "¿Mi hija donde murió? Adentro de una base y era una soldada limpia, pura, inteligente... ¿El señor gobernador ama a las tropas? Pues entonces que venga, le reto que venga, que se ponga a hablar conmigo”.

La familia Guillén regresó a la base la misma semana en que el Ejército confirmó que un cuerpo hallado sin vida en Temple era el del soldado Elder Fernandes, quien había desaparecido desde el 17 de agosto.