Irán lanzó dos olas de ataques de misiles por tierra contra bases aéreas de Irak usadas por Estados Unidos el miércoles (hora local) en represalia directa por el asesinato de un general iraní la semana pasada.

Los reportes iniciales indicaron que al menos diez cohetes habían sido lanzados sobre dos bases aéreas de Estados Unidos en Irak, de acuerdo al Departamento de Defensa estadounidense. 

"Está claro que esos misiles fueron lanzados desde Irán y su objetivo fue al menos dos bases militares iraquíes sedes del ejército de Estados Unidos y personal de coalición en Al-Assad y Erbil", informó el Pentágono en un comunicado.

Los daños estaban siendo todavía evaluados y no hubo reporte inmediato de pérdidas estadounidenses. Irán se adjudicó el par de ataques en respuesta por la eliminación del comandante de la Guardia Revolucionaria, Qasem Soleimani.

Corresponsales de cadenas internacionales reportaron que Irán advirtió que si había respuesta de Estados Unidos en su contra en suelo persa, lanzarían un tercer ataque que destruiría a Dubai (Emiratos Arabes Unidos) y Haifa (Israel).

Se especuló que Donald Trump ofrecería un anuncio oficial al pueblo estadounidense la noche del martes, el cual finalmente no ocurrió. Informó que el miércoles por la mañana emitirá "una declaración".

"Todo está bien. Misiles lanzados de Irán sobre dos bases militares localizadas en Irak", escribió en un mensaje en Twitter. Gran parte de la opinión pública en redes sociales criticó su silencio.

El ministro del Exterior iraní Mohamed Zarif  dijo que los ataques fueron "medidas proporcionadas en defensa propia", de acuerdo a la publicación Middle East Eye.

"Irán tomó y concluyó medidas proporcionadas en defensa propia. No buscamos una escalada o la guerra, pero que nos defenderemos de cualquier agresión".

La Administración Federal de Aviación prohibió a las aerolíneas estadounidenses volar sobre varias partes del Medio Oriente, incluyendo Irak y el Golfo de Omán tras el ataque.

El periódico El Economista reportó que el peso mexicano se depreció tras los reportes de los ataques y que el precio del petróleo se elevó en más de un 3% a raíz de la tensión en torno al Golfo Pérsico.

En una noticia también proveniente de Irán, la televisión estatal reportó que un avión de Ucrania con 180 personas entre pasajeros y tripulación a bordo se estrelló cerca del aeropuerto de Teherán, la ciudad capital. Se cree que el accidente se debió a fallas mecánicas del aeroplano y que no hay sobrevivientes.

Los reportes iniciales indicaron que al menos diez cohetes habían sido lanzados sobre dos bases aéreas de Estados Unidos en Irak, de acuerdo al Departamento de Defensa estadounidense. 

"Está claro que esos misiles fueron lanzados desde Irán y su objetivo fue al menos dos bases militares iraquíes sedes del ejército de Estados Unidos y personal de coalición en Al-Assad y Erbil", informó el Pentágono en un comunicado.

Los daños estaban siendo todavía evaluados y no hubo reporte inmediato de pérdidas estadounidenses. Irán se adjudicó el par de ataques en respuesta por la eliminación del comandante de la Guardia Revolucionaria, Qasem Soleimani.

Corresponsales de cadenas internacionales reportaron que Irán advirtió que si había respuesta de Estados Unidos en su contra en suelo persa, lanzarían un tercer ataque que destruiría a Dubai (Emiratos Arabes Unidos) y Haifa (Israel).

Se especuló que Donald Trump ofrecería un anuncio oficial al pueblo estadounidense la noche del martes, el cual finalmente no ocurrió. Informó que el miércoles por la mañana emitirá "una declaración".

"Todo está bien. Misiles lanzados de Irán sobre dos bases militares localizadas en Irak", escribió en un mensaje en Twitter. Gran parte de la opinión pública en redes sociales criticó su silencio.

El ministro del Exterior iraní Mohamed Zarif  dijo que los ataques fueron "medidas proporcionadas en defensa propia", de acuerdo a la publicación Middle East Eye.

"Irán tomó y concluyó medidas proporcionadas en defensa propia. No buscamos una escalada o la guerra, pero que nos defenderemos de cualquier agresión".

La Administración Federal de Aviación prohibió a las aerolíneas estadounidenses volar sobre varias partes del Medio Oriente, incluyendo Irak y el Golfo de Omán tras el ataque.

El periódico El Economista reportó que el peso mexicano se depreció tras los reportes de los ataques y que el precio del petróleo se elevó en más de un 3% a raíz de la tensión en torno al Golfo Pérsico.

En una noticia también proveniente de Irán, la televisión estatal reportó que un avión de Ucrania con 180 personas entre pasajeros y tripulación a bordo se estrelló cerca del aeropuerto de Teherán, la ciudad capital. Se cree que el accidente se debió a fallas mecánicas del aeroplano y que no hay sobrevivientes.