Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

DALLAS -- La Policía de El Paso informó que dos víctimas del ataque armado ocurrido el sábado en una tienda Walmart murieron este lunes en el hospital, elevando la cifra de muertos a 22.

La comunidad fronteriza fue sorprendida durante el fin de semana por el brutal acto de violencia que las autoridades describieron como un acto de terrorismo doméstico. El sospechoso, un hombre de 21 años, Patrick Crusius, de Allen, Texas, al norte de Dallas, fue arrestado minutos después de perpetrar el atentado y enfrenta la pena de muerte.

El acusado de la matanza también podría enfrentar cargos federales por crímenes de odio, pues se le atribuye un manifiesto en contra de hispanos o latinos en Texas.

Entre las víctimas fatales, el gobierno de México nombró a ocho personas que estaban en la tienda, durante un fin de semana en el que miles acudieron a comprar útiles escolares para el próximo regreso a clases. 

El Washington Post reportó el caso de un matrimonio que perdió la vida para salvar la de su bebé recién nacido.

André Anchondo y su esposa Jordan llegaron a Walmart el sábado en busca de materiales escolares y decoraciones para la fiesta de la niña de seis años de Jordan, quien ese día cumplió años. La pareja también iba a recibir por primera vez en su casa -recién construida por André- a familiares y amigos.

Mientras que la muerte de Jordan fue confirmada desde el sábado, pues cayó sobre su pequeño hijo, a quien tenía en brazos, protegiéndolo de las balas, de acuerdo a sus familiares, a André lo localizaron hasta el domingo por la noche y creen que murió intentando ser un escudo tanto para su esposa como a para el bebé de ambos.

"Jordan lo tenía sujetado en sus brazos cuando murió", dijo Leta Jamrowski, una hermana de la víctima. Jordan cayó al suelo y el bebé se fracturó algunos huesos pero sobrevivió y se recuperá en el hospital de apenas unos dedos rotos. 

A pesar de que Donald Trump condenó, sin mucha convicción, el ataque el lunes por la mañana, activistas y funcionarios públicos han denunciado la retórica anti-inmigrante del propio presidente actual de Estados Unidos.