Kristaps Porzingis, el jugador nacido en Letonia (Latvia) y que apunta a ser el futuro de la franquicia de los Dallas Mavericks junto al novato estelar Luka Doncic, enfrenta una seria acusación, de acuerdo a una proclama de un periódico neoyorquino, aunque sus abogados niegan los alegatos recientemente hechos públicos.

Según fuentes del NY Post, el espigado jugador de 7-4 de estatura está acusado de haber violado a una mujer horas después de una lesión devastadora en la rodilla que sufrió durante un partido contra los Bucks de Milwaukee cuando jugaba con los Knicks de Nueva York en febrero del año pasado.

FUERA DE ACCIÓN
Porzingis quedó fuera de acción tras esa lesión y no ha jugado desde entonces en la NBA. Los Mavericks lo adquirieron en este año en un intercambio en el que Nueva York recibió a Dennis Smith Jr., Wesley Matthews y DeAndre Jordan a finales de enero.

El jugador alegadamente regresó a su hogar y violó a una vecina a la que había invitado a su penthouse de lujo en Manhattan, le dijo la mujer a la policía, de acuerdo a la fuente del Post.

La mujer hizo la acusación contra el jugador de 23 años el jueves -- y según el reporte de la publicación neoyorquina -citando a una fuente de alto rango del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD)- los investigadores la consideran creíble.

La acusadora es "creíble", dijo la fuente al Post, a pesar de no reportar el alegado ataque hasta un año después, y su admisión a la policía de que había discutido aceptar dinero para silenciarla.

El abogado de Porzingis, Roland Riopelle, negó los alegatos y dijo que previamente habían referido el caso a las autoridades  federales debido a "las demandas de extorsión de la acusadora".

ABOGADO
Estamos conscientes de la queja que se presentó contra el Sr. Porzingis el viernes y negamos inequívocamente las acusaciones", dijo Riopelle.

"El 20 de diciembre de 2018 hicimos una derivación formal a la policía federal en base a las demandas de extorsión de la acusadora. También alertamos a la Asociación Nacional de Baloncesto hace meses, y están al tanto de la investigación en curso de la acusadora por parte de las autoridades. No podemos hacer más comentarios sobre una investigación federal en curso. Remita cualquier pregunta a la Oficina Federal de Investigaciones o la Asociación Nacional de Baloncesto", agregó en su declaración el representante de Porzingis.

Mark Cuban, el dueño de los Dallas Mavericks, no ofreció declaración alguna al respecto, por instrucción de las autoridades federales.

El alegado ataque ocurrió el 7 de febrero de 2018 en el edificio Sky en Midtown West, según le dijo la mujer a la policía, informaron luego fuentes al Post.

La mujer - que está en sus 20's y también vivía en el edificio - le dijo a la policía que Porzingis fue a su apartamento alrededor de las 2 a.m. y que ella aceptó su invitación de ir luego con él a su lugar.

Una unidad especial del NYPD se ha hecho cargo del caso y está investigando. Adrian Wojnarowski, de ESPN, reportó que los Knicks le informaron a los Mavericks del caso pendiente por el alegato contra Porzingis cuando discutieron por teléfono la finalización del acuerdo para transferir al jugdador. De acuerdo a una fuente de la NBA, la liga estaba enterada con anterioridad de los alegatos.

El domingo, sin embargo, Brad Townsend, del Dallas Morning News, publicó en Twitter que una fuente de los Dallas Mavericks le precisó que el equipo texano se enteró o recibió información sobre Porzingis sobre un caso de "extorsión" no de una "violación".

La supuesta víctima declaró a la policía que esperó más de un año para hablar porque Porzingis alegadamente le prometió dinero a cambio de su silencio, de acuerdo a las fuentes.

Porzingis prometió darle $68,000 para pagar la matrícula universitaria de su hermano, pero luego renegó, de acuerdo al reporte del Post.

¿MEDIACIÓN?
ESPN reportó que ocho meses después del asalto sexual que dice haber sufrido la mujer de 29 años en el penthouse de Porzingis, hizo contacto con los Knicks de Nueva York para pedir que hicieran una mediación privada de un pago de $68,000. El equipo profesional optó por referirla al abogado de Porzingis.

El abogado de Porzingis declaró que un supuesto contrato hecho a mano y acordado entre la mujer y el jugador no fue mostrado por la presunta víctima cuando se le pidió hacerlo y que Porzingis niega haberlo firmado.

En su comunicación con los Knicks, la mujer les envió una foto en donde dijo que les mostraba pérdida de cabello y cartílago roto de la nariz "de cuando él me pegó repetidamente".