10172018Mié
Last updateMar, 16 Oct 2018 6pm

Opinión: Esconderlos, la única opción que deja el Presidente

Esconderlos, la única opción que deja el presidente

La mujer pide que no salga su rostro, los camarógrafos de CNN se enfocan en sus manos. Frente a ella, se divisa una figura sentada, por la voz debe ser una jovencita no mayor de 13 años que viste pantalones de mezclilla y zapatos tenis. Narra la vida que llevó de sobresaltos y privaciones durante semanas junto con su mamá y sus hermanos. “No teníamos donde quedarnos, dormimos muchas veces en la calle y apenas comíamos, hasta que encontramos a un grupo que nos llevó con alguien y nos ayudó”.

Ese alguien resultó ser la entrevistada, una mujer judía que asegura su motivación principal de ayudar a los migrantes indocumentados perseguidos por ICE (Inmigration Customs Enforcement); se debe a los recuerdos que tiene de la Alemania nazi cuando muchos alemanes se dedicaron a esconder a los judíos para que no fueran arrestados por la Gestapo y llevados a los campos de concentración y exterminio.

Para la benefactora de esta y otras familias a las que ha ayudado de manera directa a conseguir un departamento y asegurar su subsistencia, la historia que vivieron los judíos en la Alemania de la década de los 40 se vuelve a repetir en Estados Unidos bajo la actual administración. “Para mí está muy claro lo que está sucediendo. Nosotros ya lo vivimos”.

Ante las continuas evidencias de que el Presidente sigue las políticas Hitlerianas de utilizar a un grupo étnico para encauzar las frustraciones de una mayoría y logró convencerlos de que sus problemas económicos se debían a la prosperidad de los otros, no ha dejado otro recurso más que la resistencia y la movilización a nivel nacional para esconder y proteger a los perseguidos.

Lo que empezó como un logo de campaña para reactivar el ultranacionalismo europeo en este país, al Presidente se le convirtió en necesidad para desviar la atención de una investigación criminal que se acerca cada vez más a él y a su familia, la única salida que ve al círculo que cada vez se cierra más a su alrededor, es continuar con las crisis que inventa todos los días. Primero fue la de los mexicanos “violadores y criminales”.
Le siguió la de proyectar a un grupo de refugiados como una amenaza casi “nuclear” que se acercaba con fines destructores a las puertas de este país. Mismas que les cerró de manera ilegal y les impidió exponer sus casos. Lo peor fue que ordenó un acto inhumano que no se había visto en este país desde la época de la esclavitud. Separar a madres de sus hijos pequeños, algunos en periodo de lactancia. Hasta la fecha siguen sin encontrar a los padres de más de 500 de esos niños.

Este Presidente ha colocado como prioridad, sobre los terroristas y violadores la búsqueda, detención y deportación de miles de hombres, mujeres y niños cuyo delito ha sido el de atreverse a pisar las fronteras del país más poderoso del planeta en busca de refugio por las situaciones de violencia y persecución que viven en sus países.

En el pasado, el Presidente dejó muy clara su admiración por el que fuera dictador italiano durante la Segunda Guerra Mundial Benito Mussolini. También no ha ocultado su deseo de que los nuevos migrantes provengan de países como Noruega, Amsterdan, Dinamarca.
Los considera más preparados y más acorde con las raíces anglosajonas, que según él están a punto de desaparecer en este país por la “invasión de violadores, refugiados y criminales” que llegan del Sur.

Al Presidente se le olvida que muchos en este país hemos aprendido de la historia y que al igual que en Alemania nazi, en Estados Unidos surgen todos los días, nuevos grupos de resistencia liderados por judíos, descendientes de europeos y latinoamericanos que se organizan para cambiar, por medio del voto, la estructura del Congreso. En la actualidad el Partido Republicano tiene mayoría en el Senado y la Cámara de Representantes, (el equivalente a la Cámara de Diputados en nuestros países).

Gracias al Presidente la apatía y la indiferencia se han hecho a un lado y hay una gran movilización para aumentar el número de votantes y lograr que acudan a las urnas. Faltan menos de cien días para las elecciones del 6 de noviembre. Ese día será la prueba contundente entre los que votamos a favor de la humanidad y los que la cambiaron por unas cuantas monedas.

Alicia Alarcón, periodista radial,  conduce un programa de opinión en KBLA-1580 AM en Los Angeles, CA.  Es autora de La Migra Me Hizo los Mandados  y Revancha en Los Angeles (Arte Público Press). Su correo electrónico es: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.