Nota de la editora: La siguiente es una recreación literaria, nada alejada de la realidad, hecha por la columnista de opinión Alicia Alarcón sobre el ataque perpetrado en El Paso, Texas, el 3 de agosto que dejó un saldo de 22 muertos, la mayoría de ellos con raíces latinoamericanas...

Los mexicanos, raza aguantadora, silenciosa, nostálgica, sin líderes, sin Representantes en el Congreso que los defienda, se mantuvieron silenciosos, incluidos sus medios de comunicación, con excepción de Jorge Ramos, ante la granizada de insultos que les lanzaba el entonces candidato a la Presidencia del país que los había acogido como hijos pródigos.

El pasado fin de semana, Estados Unidos se vio sacudido por dos tiroteos en masa. El primero fue en El Paso, Texas. La masacre de 22 personas en el Walmart del centro comercial Cielo Vista ubicado en El Paso fue obra de un supremacista blanco. En un manifiesto que presuntamente habría publicado en internet poco antes de la masacre se hace eco de la retórica antiinmigrante y antilatina del presidente Donald Trump. “Este ataque es una respuesta a la invasión de latinos en Texas”, escribió el presunto agresor.

El racismo y el prejuicio incitan a la violencia. Los ejemplos se multiplican cada día que Donald Trump ocupa la presidencia.

Más artículos...