08162018Jue
Last updateJue, 16 Ago 2018 10am

Blog: El peso de la vida... o Amor Eterno

Un día escuché que “la vida” pesaba sólo 3 gramos, que cuando alguien muere, su cuerpo pierde esos 3 gramos, y entonces entendí que el alma es la que nos mantiene vivos. Algunos piensan que la vida es difícil, pero no se dan cuenta que ellos la ven y la hacen “difícil”, así que, me parece que para estos pues la vida pesa más.

El pasado fin de semana me puse mi traje de mariachi negro, procuré no pintarme demasiado ni usar los labios rojos como acostumbro cuando canto. Omití las flores en el cabello y en su lugar opté por un moño negro y el cabello recogido. Me fui con mi alma de 3 gramos llena de zozobra y mucha anticipación y llegué al servicio funerario de una Dama Hondureña que se adelantó y se nos graduó de la vida con honores.

Había demasiada gente que la amaba y sus hermanas estaban ahí en el lugar con el alma con menos de 3 gramos, pues junto con ella se les iba mitad  de su vida. Entré con pasitos entrecortados al frente de mi elegante corte de mariachis que me seguían paso a paso. Había un silencio desgarrador, podría jurar que yo escuchaba mi corazón latir, al menos había una viva entre tanto muerto de tristeza, pensé. Y cuál fue mi sorpresa al ver que cantaría justo delante de ella, en ese féretro verde olivo, con esas flores a montones y sus fotos por todas partes. Sin duda ella estaba ahí, con nosotros, en todos lados.

“Amor eterno” fue la melodía que desató gritos de desesperación y dolor entre sus hermanas e hijos. Yo no sabía si cantar o sufrir por ellos y con ellos. Mis manitas de ratón temblaban mientras pretendía tocar una guitarra. Fue entonces que con los pulmones vacíos de aire y llenos de pesar cante “tu eres la tristeza, ay de mis  ojos”... Nunca había tenido tanto sentido esa canción. Desde los 7 años la aprendí a cantar y nunca pensé que sería la que marcaría este momento tan trascendental en mi universo. Me sentí viva bajo un contexto totalmente diferente a las demás veces que me he sentido viva de alegría , de amor, de dolor.

Me causó un despertar diferente, nuevo. Fue para mi como sentirme por primera vez consciente de mis 3 gramos de alma. Podía sentir los vacíos de cada uno de los presentes y podía también ver la desesperación del sentimiento de no volver a ver nunca más a una persona que amas.

Valoré mi vida y la de los míos y le agradecí a esa Dama por haberme dado tanto y por escoger mi voz para despedirla a la otra dimensión. Fue un honor.

Amor eterno e inolvidable, cuida tus 3 gramos de vida.

Michelle Menache es una cantautora de Ciudad Juárez, Chihuahua, nacida en El Paso. Reside en Dallas, Texas. Su correo electrónico es: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.