12172018Lun
Last updateDom, 16 Dic 2018 1pm

El público es el ganador en la gira de Gloria Trevi 'Versus' Alejandra Guzmán

El enfrentamiento entre Alejandra Guzmán y Gloria Trevi es más que nada un acuerdo de madurez. Un pacto tácito en el que las dos salen ganando, y su público ferviente también, desde luego.

El domingo, en la segunda parte de su gira "Versus", las consagradas estrellas del pop mexicano ofrecieron un espectáculo "igual, pero diferente", al que entregaron en mayo pasado en el área de Dallas.

La lista de canciones fue casi idéntica, pero el vestuario y los detalles visuales se notaron renovados, con ganas de ponerle un acento distinto. El Toyota Music Factory también colaboró en la noche triunfal de las divas poperas de Latinoamérica.

El discreto toque refrescante se sintió desde el principio en algunas versiones más estilizadas de "Guera" y "Loca", de Alejandra. La Trevi, por su parte, se siguió "pintando sola" a la hora de desempolvar sus mega hits de hace ya dos décadas.

La regiomontana siguió siendo la misma: salpicó con agua a sus fieles seguidores y los gozó cuando cantaron a capela "El recuento de los daños". Una transgresora perpetua, recitó dos versos de Sor Juana Inés de la Cruz antes de empezar a entonar "Esa hembra es mala".

La Guzmán, por su lado, se fue  a cantarles más de cerca a los admiradores que estaban sentados atrás ("Volverte a amar") y al terminar la balada regresó al escenario cargada por guardias de seguridad, mientras Gloria la relevaba en el micrófono.

ROLLOS
Si se tratara de un duelo de oratoria, Gloria Trevi sería la ganadora absoluta. Aunque no es precisamente contundente, la regiomontana sabe muy bien cómo alcanzar la sensibilidad del público con temas o palabras clave de asuntos que están en boga. "Contra los soñadores nadie puede", dijo en una ocasión, recibiendo sendas ovaciones como respuesta.

Alejandra sigue demostrando que no le gusta comentar tanto los temas sociales, aunque nunca deja de mencionar que le preocupa la desunión entre sus semejantes y en sus letras, sigue siendo una embajadora de los que caen y se vuelven a levantar. Con "Mi peor error" abanderó dicho sentimiento, pero bien pudo haber sido "Tengo derecho a estar mal" o "Hasta el final", las posibilidades son inmensas (aunque no las aproveche) si se le echa un vistazo al cancionero de la aguerrida Guzmán Pinal.

El toque fraternal, (casi renovando su "pacto de paz") lo volvieron a dar con "Yo te esperaba". Hace 26 años que nació Frida Sofía, recordó su mamá. "Qué rápido pasa el tiempo".

MEJORÍA
A la Guzmán se le notó un empeño mayor en el despliegue sonoro de sus éxitos, es decir, que los músicos no tocaron las canciones igual a como las grabó hace 20 o casi 30 años en el estudio. También, por momentos emocionó con un pedacito de "Lipstick" durante un breve popurrí que inició con "Un grito en la noche", pero que no llegó a tomar gran vuelo.

"Ten cuidado con el corazón", "Llama por favor" y "Angeles caidos"aparecieron fielmente como de costumbre en su lista, pero le volvió a faltar desenterrar los tesoros que guardan sus álbumes "Fuerza" y "Soy", lo mismo que el propio "Lipstick".

La Trevi tiró la casa por la ventana con sus "pedacitos" de canciones: "Brincan los borregos", "Qué bueno que no fui Lady Di" y echó mano del reguetón, rocanrol y chispazos electrónicos. Si la palabrería que derrocha entre canción y canción se le pudiera reprochar, también sería justo resaltar la buena selección de temas con las que arma su "show" para enfrentar a la Guzmán. Se ha empleado a fondo y el resultado es obvio cada que toma su turno en la tarima.

Para coronar la noche, antes de cantar otra vez a dueto y despedirse,las dos lucieron de primerísima calidad al interpretar éxitos una de la otra. "Eternamente bella" y "Todos me miran" sonaron mejor que nunca con las voces adoptivas de cada una. Todos contentos.