Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Dos mundos totalmente ajenos el uno del otro coinciden -otra vez- en un objetivo común, décadas después. Y el resultado vuelve a ser conmovedor, pero el proceso ahora es mostrado ante los ojos de miles de curiosos que se volverán testigos de la humanidad instantánea, que hermana a dos corazones más allá de las razas, de los ingresos económicos y las divisiones de clase.

ROMA en el cine Magnolia de Dallas

Con ROMA, Alfonso Cuarón revivió en cine una infancia enmarcada por el amor incondicional de dos mujeres a las que el destino unió inesperadamente en la gran ciudad, reproduciendo con una nitidez artística  situciones cruciales y a los personajes de su historia, a quienes ahora él se encargó de reunir en la pantalla grande, en vez de hacerles una emotiva reverencia o simplemente dedicarles una estatuilla durante una entrega del Oscar.

Relacionada: Premiere de ROMA en L.A. rinde homenaje a 2 millones de trabajadoras del hogar

Para Marina de Tavira fue un privilegio trabajar en una película de Cuarón haciendo nada menos que el papel de su madre en la monumental pieza de cine llamada ROMA, mientras que para Yalitza Aparicio el impacto parece aún no asentarse en su ser, pues sigue calificando de increíble el hecho de haber formado parte del ahora aclamado film y su sonrisa más que cualquier otro gesto reafirma tal sentimiento.

La sensación que transmite Aparicio durante una entrevista telefónica es de alegría y asombro. Explica que actuar, haciéndolo por primera vez, junto a De Tavira la colocó por momentos en instantes en que solo observaba la serenidad de su co-protaginista. "Trataba de observar su tranquilidad", dice sin pensarlo mucho, respondiendo a la pregunta sobre cómo fue su experiencia al filmar ROMA junto a su nueva colega.

De Tavira no se queda atrás y opina que a ella también le llegó la tranquilidad que proyectaba Aparicio. La experimentada actriz explicó también que Cuarón logró hablar con cada uno de los participantes a detalle sobre el personaje que les correspondía, hasta conseguir que "todos estuvieran en el mismo barco".

"Hablaba por separado con cada actor y a veces daba información contradictoria, pero es como en la vida misma", dijo De Tavira, quien entendió el mensaje principal de Cuarón sobre la situación de su madre en la historia: "la señora Sofía estaba pasando por un momento difícil".

El tema de las mujeres, la maternidad y la época de los 70's es algo que le añadió gusto al "gran privilegio" de trabajar con uno de los directores que admira De Tavira, compartió la mexicana.

INESPERADAMENTE
Aparicio, alejada del cine antes de ROMA, incluso como aficionada, expresó que la primera vez que vio terminada la película sintió que fue algo "increíble".

La oaxaqueña de 24 años, concedió que antes de su llegada al cine se encontraba tan enfocada en trabajar para poder terminar de costearse sus estudios de Licenciada en Educación, que ni tiempo tenía de pensar en películas o en ir al cine. De ahí que no termine de salir de su asombro con la oportunidad que encontró al acudir a unas pruebas que Cuarón realizó en su estado natal.

"La primera vez que la vi fue increible. Durante el rodaje no nos fue permitido ver las tomas", explicó, reiterando que "fue [increíble] poder haber formado parte de esta pelicula".

La intuición de Cuarón debió de ser su mayor aliada (y posiblemente sea una de sus mayores cualidades como creador) cuando salió en busca de mujeres que le recordaran a "Libo", el nombre verdadero de la mujer a quien considera una de sus  dos madres en la vida real, además de su progenitora.

 “Roma es una pieza maestra de dos horas que deja al espectador asombrado. Es la mejor película del año", afirmó el español Pedro Almodóvar tras una proyección especial de ROMA a la que asistió, mientras que Guillermo del Toro estando en Nueva York en octubre, fue contundente al opinar que la cinta “es la culminación de la carrera de Alfonso”.