Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

SURPRISE, Arizona -- En el clubhouse del equipo se siente un optimismo primaveral mientras que los Rangers se alistan para defender su campeonato de la División del Oeste. Se puede ver en los ojos de los jugadores el esfuerzo que están poniendo en el campo.

 Para el parador en corto Elvis Andrus, su día comienza cada mañana a las 4:30, en una casa que junto a sus compañeros de equipo comparte en las afueras de Phoenix. “Me toma unos 45 minutos llegar al parque”, dijo el caribeño. El atleta quiere mejorar en cada aspecto de su juego, especialmente en el fildeo.

Andrus fildea más de 100 pelotas en el jardín izquierdo cada mañana y luego maniobra de reverso con su guante lo que le lanzan hacia la derecha. Guillermo Mercedes, el coach de bateo del equipo novato de los Rangers en República Dominicana lo hace moverse al batearle fuerte las pelotas al terreno.

Al día siguiente Mercedes hace lo mismo con el tercera base Adrián Beltre, quien con gracia maneja los hits al terreno que le batean. Lo hace ver fácil, pero es el resultado de todo el trabajo duro que ha estado haciendo.

En el clubhouse todos se llaman unos a otros “Champ”. Fue Prince Fielder el que empezó a hacerlo.

Fielder, por cierto, habló sobre su reciente estudio médico que se hizo en Texas para analizar un desorden del sueño. Al pelotero le recetaron una máquina CPAP con la que espera poder pasar mejores noches de sueño. Al ser cuestionado sobre los tres mejores jugadores que ha visto en acción, sin dudarlo dijo, Adrien Beltre, Miguel Cabrera and Ken Griffey, Jr.

El nuevo Ranger Ian Desmond parece disfrutar de su nuevo equipo. Dijo que todavía no ha encontrado una casa en el área de Arlington, pero indicó que se mudará, eso sí, de un Arlington a otro, ya que vivía en Arlington, Virginia cuando jugaba con los Nacionales de Washington. Desmond señaló que el costo de la vivienda en Texas parece ser menos caro que en el área de D.C.