Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Analizar el desempeño y progreso de Dennis Smith Jr., es el alivio perfecto para una derrota como la que los Mavericks sufrieron el miércoles (125-122) ante Warriors con casa llena.

Con una buena racha de cuatro triunfos al hilo, Dallas recibió a los actuales campeones de la NBA, conocidos por su estilo ofensivo basado en tiros de larga distancia primordialmente. Y aunque le dieron pelea hasta el final, fue precisamente mediante un triple de Stephen Curry que los visitantes silenciaron a la mayoría de los 20,212 que llegaron gustosos al American Airlines Center.

Dennis Smith Jr. de los Dallas Mavericks, recibe doble marcación contra Golden State. Foto: OMAR VEGA,

Pero los Mavs, a pesar de haber perdido, mostraron una mejoría notable ante los Warriors, pues en sus dos citas anteriores en esta temporada ante los californianos habían sucumbido sin gran resistencia: 103-133, el 23 de octubre en Dallas; y 97-112, el 14 de diciembre en Oakland.

“No ganamos el juego, pero creo que todos en nuestro equipo salimos y dimos todo lo que teníamos, así que no puedes pedir más”, explicó el base novato Smith Jr. al final del partido.

HACIA DELANTE
La actitud de Smith Jr. fue crucial para que los Mavericks mantuvieran las esperanzas de ir por ese ansiado triunfo ante Golden State, a pesar de rezagarse en el primer cuarto 35-26 y luego 41-29 al principio del segundo periodo hasta lograr acercarse 67-61 al final del primer tiempo.

La energía y seguridad al conducir la pelota del novato de Dallas se combinan con la veteranía que José Juan Barea le aporta a la posición. En el intento fallido contra Warriors, Smith Jr. repartió 8 asistencias y anotó 14 puntos, con un par de clavadas enfáticas que pusieron de pie al público y dejaron viendo al mismísimo Kevin Durant. 

Steve Kerr, el entrenador de los Warriors, también reconoció el talento especial de Smith Jr. y dijo que en manos de Rick Carlisle, el técnico de los Mavs, tendrá la oportunidad de llegar a buen puerto.

Los elogios a Smith Jr. no son solo por su impresionante atleticismo o buena compostura. Ha empezado a ser efectivo en los momentos clave y a imponer cierto respeto (en “crunch time", como dicen en inglés). Contra Oklahoma City se encargó de anotar los últimos 11 puntos de los Mavs para sacarle al Thunder un triunfo a domicilio 116-113 el domingo.

Mientras Barea continúe sano y con las piernas rejuvenecidas que ha lucido en esta temporada, Smith Jr. tendrá un peso menor que el de una entera responsabilidad como armador de los Mavs. Se espera mucho de él, pero también hay que recordar que solo tiene 20 años.

Ofensivamente, Wesley Matthews (22 puntos) y Harrison Barnes (18 puntos) fueron los más consistentes por Dallas en su gran esfuerzo contra sus rivales del área de la Bahía. Y Dwight Powell dejó su marca de calidad como reserva al aportar 21 unidades de sumo valor.