“Eyjafjallajokul, ¿a ver dílo tú?” dicen las camisetas, haciendo referencia al volcán que literalmente le recordó al mundo en donde estaba Islandia. Pero son además de sus volcanes, sus aguas termales, sus icebergs, sus geisers, sus auroras boreales, su sol de medianoche, sus nomos y sus vuelos baratos lo que han hecho famosa a la tierra que hierve por dentro y hiela por fuera: Islandia (en islandés Ísland que proviene del nórdico antiguo y cuyo significado es literalmente, tierra del hielo).

Una mudanza y los amigos que nunca se han ido

Me gusta mucho Lakewood con sus casas impresionantes (sus espaciosos prados verdes que alegran la vista de quien conduce por algunos de sus curveados caminos) y lo accesible de mi ya querido lago White Rock, aunque según me cuentan, no me tocó conocerlo en su época estelar.

La pequeña esperanza que tenían quienes estaban a cargo de rescatar a 12 niños tailandeses y su entrenador fue el motor que los impulsó a conseguir la hazaña que captó la atención del mundo por el grado de dificultad que representaba y el dramatismo que rodeó la odisea.

Más artículos...