"Uno es vulnerable con los secretos que guarda", dice Isabel Allende

Isabel Allende presentó su nuevo libro, "Violeta", una novela, y respondió a preguntas de periodistas durante casi una hora en una conferencia de prensa virtual a mediados de enero, en la que habló de cómo vive a poco de cumplir 80 años, sobre todo lo que ha escrito y de sus lecturas recientes, así como de la serie que grabaron sobre su vida.

        ¿TE GUSTA LEER?

 Recibe HOY Dallas en tu correo

 

La escritora chilena dijo que a su edad ya no hace planes a largo plazo y disfruta de su vida plenamente en el norte de California, en una casa pequeña junto a su nuevo compañero sentimental con quien se unió poco antes del inicio de la pandemia, el 2019.

Su madre, a propósito del trasfondo de Violeta, murió justo antes del Covid, dijo Allende, antes de explicar que su nueva novela mucho de la historia de su madre, pero también tiene de ella y un poco de su hija Paula.

"Yo tengo la vida entera de mi madre en cartas que ella me escribía todos los días, entonces había material de sobra para una novela, pero cuando traté de escribirla me di cuenta que estaba demasiado cerca emocionalmente del personaje, y por otra parte, mi mamá, que fue una mujer extraordinaria, no tuvo una vida extraordinaria porque nunca pudo mantenerse sola. Vivió sometida, primero a su padre, después a su marido y finalmente fui yo la que pagó las cuentas. Ella nunca tuvo esa libertad económica que yo siempre deseé para ella, y eso es lo que le di a Violeta.

"Violeta es un personaje parecido a mi madre (bella, interesante, fuerte, irónica, atrevida y con una gran visión respecto al futuro y a las cosas. No se queda en su clase social ni donde a ella la educaron, en ese sentido se parece a mi madre, pero a diferencia de ella, puede ser una mujer independiente. Y no hay feminismo sin independencia económica. Tiene de mí sin duda anécdotas que me han pasado".

Sobre su historia reflejada en una serie dramatizada para la pantalla chica, comentó: "Me sentí muy honrada de que hubieran invertido tiempo, dinero, talento en hacer algo sobre mi vida. Me pareció extraordinario para mí. Hubo gente que lo encontró estupendo y los más cercanos, como mi marido o mi hijo, sintieron que había demasiado expuesto de la parte mala mía, pero ellos no pusieron en esa serie nada que yo no lo hubiera escrito en Paula o en algún otro libro", dijo Allende al preguntársele sobre una serie sobre su vida producida recientemente.

"Yo misma me he expuesto en cada memoria que he escrito. No guardo ningún secreto. Mi mamá decía, pero mijita cómo lo va a contar todo, no se da cuenta que cuenta que queda completamente expuesta, vulnerable.-Yo le decía, mamá, uno es vulnerable con los secretos que guarda, no con lo que cuenta. Porque si lo cuentas, qué importa, ya lo contaste. Además, yo no he hecho nada tan atroz en mi vida que no lo hayan hecho otros. No son pecados originales, son pecados más comunes".

Sobre cómo escribió "Violeta", Allende comparó el proceso al surgimiento de "Eva Luna": "No la pensé...[la escribí] sin arte ni conciencia y esa alegría" la percibió el lector. De Violeta, dijo que "se fue dando sola, fluyó" similar a como le pasó con "La casa de los espíritus".

¿Qué le diría a las mujeres que han sido silenciadas para ayudarlas a recuperar su voz?, se le inquirió más adelante: "Que hay que seguir pelando por eso. Nos silencian una y otra vez y por aquí, por allá va surgiendo las voces. No se puede cambiar la historia, no se pueden gardar los secretos para siempre, ni acallar las cosas para siempre. Y creo que el papel de uno es desafiar, constantemente desafiar la censura, desafiar el machismo, desafiar el patriarcado y seguir tratando de que nuestras voces se oigan y somos muchas las que tenemos voces ahí gritando. Creo que hay que tener fé en que todas algo vamos a cambiar, y estamos cambiando. Solas somos muy vulnerables, juntas, invencibles", afirmó la popular escritora.

De lo que recientemente la ha cautivado como lectora, comentó: "Leo mucho más en inglés... leí una novela que se llama The Winter Soldier (Soldado de invierno) que es una novela de Daniel Manson, muy linda, a pesar de que el tema es terrible porque es la primera guerra mundial en un invierno cerrado en la frontera con Polonia, una pobreza y un horror de un hospital de campaña, pero la novela está tan bien escrita que da gusto".

        ¿TE GUSTA LEER?

 Recibe HOY Dallas en tu correo

 

La escritora chilena dijo que a su edad ya no hace planes a largo plazo y disfruta de su vida plenamente en el norte de California, en una casa pequeña junto a su nuevo compañero sentimental con quien se unió poco antes del inicio de la pandemia, el 2019.

Su madre, a propósito del trasfondo de Violeta, murió justo antes del Covid, dijo Allende, antes de explicar que su nueva novela mucho de la historia de su madre, pero también tiene de ella y un poco de su hija Paula.

"Yo tengo la vida entera de mi madre en cartas que ella me escribía todos los días, entonces había material de sobra para una novela, pero cuando traté de escribirla me di cuenta que estaba demasiado cerca emocionalmente del personaje, y por otra parte, mi mamá, que fue una mujer extraordinaria, no tuvo una vida extraordinaria porque nunca pudo mantenerse sola. Vivió sometida, primero a su padre, después a su marido y finalmente fui yo la que pagó las cuentas. Ella nunca tuvo esa libertad económica que yo siempre deseé para ella, y eso es lo que le di a Violeta.

"Violeta es un personaje parecido a mi madre (bella, interesante, fuerte, irónica, atrevida y con una gran visión respecto al futuro y a las cosas. No se queda en su clase social ni donde a ella la educaron, en ese sentido se parece a mi madre, pero a diferencia de ella, puede ser una mujer independiente. Y no hay feminismo sin independencia económica. Tiene de mí sin duda anécdotas que me han pasado".

Sobre su historia reflejada en una serie dramatizada para la pantalla chica, comentó: "Me sentí muy honrada de que hubieran invertido tiempo, dinero, talento en hacer algo sobre mi vida. Me pareció extraordinario para mí. Hubo gente que lo encontró estupendo y los más cercanos, como mi marido o mi hijo, sintieron que había demasiado expuesto de la parte mala mía, pero ellos no pusieron en esa serie nada que yo no lo hubiera escrito en Paula o en algún otro libro", dijo Allende al preguntársele sobre una serie sobre su vida producida recientemente.

"Yo misma me he expuesto en cada memoria que he escrito. No guardo ningún secreto. Mi mamá decía, pero mijita cómo lo va a contar todo, no se da cuenta que cuenta que queda completamente expuesta, vulnerable.-Yo le decía, mamá, uno es vulnerable con los secretos que guarda, no con lo que cuenta. Porque si lo cuentas, qué importa, ya lo contaste. Además, yo no he hecho nada tan atroz en mi vida que no lo hayan hecho otros. No son pecados originales, son pecados más comunes".

Sobre cómo escribió "Violeta", Allende comparó el proceso al surgimiento de "Eva Luna": "No la pensé...[la escribí] sin arte ni conciencia y esa alegría" la percibió el lector. De Violeta, dijo que "se fue dando sola, fluyó" similar a como le pasó con "La casa de los espíritus".

¿Qué le diría a las mujeres que han sido silenciadas para ayudarlas a recuperar su voz?, se le inquirió más adelante: "Que hay que seguir pelando por eso. Nos silencian una y otra vez y por aquí, por allá va surgiendo las voces. No se puede cambiar la historia, no se pueden gardar los secretos para siempre, ni acallar las cosas para siempre. Y creo que el papel de uno es desafiar, constantemente desafiar la censura, desafiar el machismo, desafiar el patriarcado y seguir tratando de que nuestras voces se oigan y somos muchas las que tenemos voces ahí gritando. Creo que hay que tener fé en que todas algo vamos a cambiar, y estamos cambiando. Solas somos muy vulnerables, juntas, invencibles", afirmó la popular escritora.

De lo que recientemente la ha cautivado como lectora, comentó: "Leo mucho más en inglés... leí una novela que se llama The Winter Soldier (Soldado de invierno) que es una novela de Daniel Manson, muy linda, a pesar de que el tema es terrible porque es la primera guerra mundial en un invierno cerrado en la frontera con Polonia, una pobreza y un horror de un hospital de campaña, pero la novela está tan bien escrita que da gusto".