Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Harta de su trabajo como directora creativa de una conocida agencia de publicidad, (en La vendedora de tornillos o El Tratado de las Almas Impuras) la protagonista decide cambiar de vida. Atrás quedan un mundo marcado por el culto a la imagen, las relaciones superficiales y el ansia del reconocimiento social, junto al recuerdo obsesivo de un fugaz, pero muy intenso episodio amoroso que llevará a la protagonista a reconsiderar, no solo su orientación sexual, sino también su propia concepción de la feminidad. Por delante, un futuro menos liberador de lo esperado. Sola y sin trabajo, deberá encajar las consecuencias reales de su propia decisión.

Una prosa atenta a los detalles y a la introspección sutil, conduce el relato hacia los pormenores de una historia de amor cada vez más compleja, de una historia que, a través del deseo, el compromiso y la soledad, convierte a sus protagonistas en seres felices y condenadas al mismo tiempo.

Descarga en PDF La vendedora de tornillos, de Pilar Bellver

Esta novela, confirma a Pilar Bellver como una de las voces más cautivadoras de la narrativa española contemporánea. Si en "Veinticuatro veces" descubrimos a una escritora especialmente dotada para la interiorización y fabulación de la experiencia, en La vendedora de tornillos o El tratado de las Almas Impuras encontramos a una novelista en plena madurez creativa, capaz de ofrecer una visión propia, íntima, del mundo.

Pilar Bellver nació en Villacarrillo, Jaén, en el sur de España, en 1961. En sus notas autobiográficas le gusta subrayar que el día de su nacimiento coincidió con la llegada del agua potable a su lugar de origen.

"Es que yo salí de mi madre el mismo día que el agua corriente salió de algunos grifos de mi pueblo", escribe Bellver en su página de internet.

En Villacarrillo dio sus primeros pasos, pero antes de los dos años sus padres emigraron a Colombia. "Y allí viví hasta los siete años. Fue en Colombia, pues, donde aprendí a hablar, a leer y a escribir", sentencia.

Fuente: Elipsis