06262017Lun
Last updateDom, 25 Jun 2017 5pm

 

 

SB4: El fuerte rechazo de la comunidad detiene temporalmente propuesta anti inmigrante en Texas

Linda Rivas fue la única integrante del grupo "Dream Factory" de la Universidad de Texas en Arlington que viajó a Austin durante la semana de Spring Break a expresar su rechazo a la SB4, la propuesta anti inmigrante que busca eliminar las ciudades santuario y que después de varias horas de testimonio, quedó pendiente en la Cámara de Representantes.

Llegó cerca de las 10 a.m. y aguardó por varias horas hasta que llegó su turno de testificar, pero mientras esperaba, Rivas refirió a HOY Dallas que pudo constatar cómo algunos legisladores escuchaban atentos y otros no tanto, a los testimonios de las decenas (de niños, estudiantes, activistas, trabajadores, religiosos y funcionarios púbicos) que se hicieron presente el miércoles 15 en el Capitolio de Texas.

Más de 600 personas se registraron para expresar su sentir acerca de la SB4, de las cuales, solo 11 indicaron que estaban a favor de la propuesta, que en opinión de activistas pro inmigrantes, busca criminalizar a los indocumentados por el simple hecho de vivir sin estatus legal en Texas y a las autoridades locales que se nieguen a cooperar plenamente con las agencias federales de inmigración.

El sheriff del condado Harris (área de Houston), Ed González, se presentó a testificar en contra y dijo que si la medida es aprobada"no va a haber confianza por parte de la comunidad con los oficiales" y la comunidad latina podría ser víctima de prácticas de perfil racial.

“Me pareció absurdo ver a niños pedirles que dejaran a sus padres quedarse aquí. Me enojó ver a los niños implorar”, recordó Rivas.

A María Robles, de la organización Faith in Texas, le pareció muy positivo el impacto que tuvo la presencia de los niños en los integrantes del Comité de Asuntos Estatales, a pesar del sacrificio que hicieron. Del área de Dallas, Arlington y Fort Worth, cerca de 15 menores formaron parte de un grupo que se reunió desde las 2 a.m. para llegar temprano a la capital texana, en donde permanecieron hasta pasada la media noche.  

Rivas, nacida en Zacatecas, quien cursa una licenciatura en Inglés, le contó al comité que cuando era niña, (llegó a Estados Unidos sin documentos a los 11 años, con su madre), pensaba que era “americana. No sabía que había diferencias, pensaba que éramos todos iguales”. Pero cuando se dio cuenta que no podía tramitar una licencia de conducir, que no podía manejar o conseguir trabajo, entendió que tenía que seguir reglas diferentes. Rivas aprovechó para recordarles que el gobierno sí le permite a indocumentados obtener un ITIN para pagar impuestos.

HIPOCRESÍA
El representate Rafael Anchía, de Dallas, señaló en anticipación al debate que en la discusión de la SB4 se debe mencionar no solo a los indocumentados que llegan al país, sino a quienes los contratan. “Si vamos a hablar de quebrantar la ley, tenemos que hablar no solo de los inmigrantes, sino de las empresas que tienen un apetito insaciable por trabajadores inmigrantes. Y si no mueres cruzando el río, hay muchos trabajos bien pagados en Estados Unidos. Tenemos que ser honestos en esta discusión, no hipócritas que solo habla de los inmigrantes”.

Sobre el futuro de la SB4, Andonias Melara, un vocero de United We Dream advirtió que seguirían vigilantes. "Y los haremos responsables. Cualquier decisión de retrasar o modificar SB4 simplemente significa que este proceso no ha terminado. Continuaremos ´pidiéndole a nuestra gente que se levante y construya la oposición de sus comunidades a este proyecto de ley. porque esto no ha terminado. Y regresaremos con toda la fuerza para proteger a nuestra comunidad".

Robles también dijo que el grupo se mantendría alerta y activo, a pesar de vivir una victoria temporal, muy "pequeña pero significativa", después de que el representante Charlie Geren, autor de varias enmiendas a la SB4 decidió retirarlas, "para seguir trabajando en ellas" y no hubo votación.

DURA PROPUESTA
El representante René Oliveira, de Brownsville, opina que bajo la propuesta SB4, un indocumentado que cometa un delito de clase C o “misdemeanor”, el cual típicamente se resolvería pagando una multa, podría ser consignado al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Las discusiones en el Comité de Asuntos Estatales podrían alargarse hasta por dos semanas, y de ser aprobada, la SB4 llegaría al pleno de la Cámara en el mes de abril para un voto definitivo, antes de pasar al escritorio del gobernador Greg Abbott, quien ha expresado públicamente que está totalmente en contra de las ciudades santuario.

INSEGURIDAD EN LA UNIVERSIDAD
“Cuando mi abuelo murió y yo no pude ir a su funeral. Ahí me di cuenta que yo no era americana, algo sin lógica, no es justo que tengamos que rogar para que dejemos de ser blanco de quienes nos criminalizan. En las universidades, si llegaras a ser víctima de asalto sexual, no sabes si primero te van a ver a ti como la persona peligrosa o a investigar el crimen”, explicó Rivas sobre su condición en el país al que considera como propio.

Rivas decidió ir a Austin y unirse a la protesta de la organización United We Dream, porque considera que su comunidad está viviendo con miedo. “El miedo nos está silenciando y hay que sacar la voz por la gente que tiene miedo. Hay muchos de nosotros que queremos cambiar el sistema que nos está oprimiendo y ha estado oprimiendo por siglos”.

“Regresé con más motivación de seguir luchando”, dijo sobre el balance de su corto viaje. “Les dije [en su testimonio] que eso no era una democracia”. En cuanto al activismo en UTA, admitió que son pocos los que se movilizan, a pesar de que sabe que hay muchos indocumentados, con DACA y estudiantes internacionales.